Historia

Antes de comenzar a explicar la historia de esta Venerable Hermandad, haremos una breve síntesis de qué son, cómo y por qué surgen y cómo evolucionan históricamente hasta nuestros días las hermandades.

fadrique_enriquez_de_riberaEn el siglo XVI entre 1519 y 1521, Fadrique ENRIQUEZ DE RIBERA I, Marqués de Tarifa, realiza un histórico viaje a Tierra Santa, donde conoce la celebración del VIACRUCIS y que daría origen a su vuelta a Sevilla al Viacrucis entre la Casa de Pilatos y el humilladero de la Cruz del Campo (1391), situado a las afueras de Sevilla, donde tenía su última estación.

Es en aquellas décadas fundamentales del siglo XVI cuando la Semana Santa, da los primeros pasos que no se pueden entender sin la Contrarreforma.

Entre 1545 y 1563 se celebra el Concilio de Trento, hecho fundamental para entender la “Exteriorización” de la Semana Santa, realizando actos penitenciales en la calle. La Iconoclastia Protestante se combate con la renovación del Arte religioso y las dudas teologales sobre la figura de la Virgen, con la potenciación de su Culto.

Aquel Via Crucis fue génesis de la primitiva Semana Santa, donde se portaban cruces e insignias y al que con el paso del tiempo se incorporarían imágenes, hechas de materiales poco resistentes, tela o las llamadas imágenes de papelón (cartón encolado). Posteriormente y con el auge de la imaginería, de los bordados, de la talla, el dorado y la orfebrería fue poco a poco evolucionando hasta como la conocemos hoy en día.

De aquellos primeros Viacrucis arranca la devoción a la Santa y Verdadera Cruz donde murió Jesús. Por ello suelen ser las hermandades más antiguas e incluso muchas poseen “LIGNUM CRUCIS”, literalmente madera de la cruz o árbol de la cruz, trozo o astilla de la Santa Cruz; no es el caso de la nuestra.

Cima_da_conegliano,_sant'elenaFue Santa Elena, que significa Antorcha ardiente, madre del emperador Constantino, tras el Concilio de Nicea, quien se traslada a Jerusalén, 325-327 d.C., la que encontró la Cruz de Cristo, la Verdadera Cruz. A su vuelta a Roma se dividió en diferentes trozos y así desde finales del siglo IV existen reliquias del madero por diferentes partes del mundo.

Toda hermandad o cofradía nace como grupo de fieles que por DEVOCIÓN, para difundir el amor y dar culto público al Santísimo Sacramento (hermandades Sacramentales), a una imagen de Jesús que representa momentos de los pasajes de la Pasión o una advocación Dolorosa de la Virgen, se denominan hermandades y cofradías de nazarenos o de pasión y las que tienen como titulares a Santos/as imágenes tanto de Jesús como de María que los representan con advocaciones gloriosas, son hermandades llamadas de Gloria.

Nuestra querida Hermandad, aunque en su título oficial no aparezca, es Sacramental (Corpus Christi), Penitencial (Semana Santa) y de Gloria (Romería e Inmaculada).

Según la última documentación encontrada en los archivos de la catedral de Sevilla (copia en poder de la Hermandad), a principios del siglo XVII se hace referencia a las cofradías de Pruna, concretamente a la Santa Vera Cruz y a la de las Ánimas Benditas. No se menciona a la de la Pura y Limpia, aunque en otros documentos del archivo parroquial del siglo XVII sí se hace referencia a la existencia de la Santísima Virgen en 1878.

Posiblemente se formaran como cofradías separadas, fusionándose más tarde, seguramente en el siglo XIX. El hecho trascendental para entender el arraigo de la devoción a la Virgen fue sin duda conseguir que el misterio de la Inmaculada Concepción de María fuera proclamado Dogma de Fe, bajo el pontificado de Pio IX en 1854. Para ello, Sevilla fue pionera en esta “lucha” y por extensión su provincia, incluso en el escudo de Sevilla podemos leer NO&DO, No-madeja-Do, no manejado, no se dejó manejar o influir por los sectores que no compartían esta idea.

Por ello surgieron con anterioridad muchas cofradías dedicadas a dar culto a la Virgen y muchas más posteriormente a la proclamación; de ahí que sea Sevilla y en general Andalucía la región con mayor número de hermandades, iglesias, santuarios, capillas y ermitas dedicadas al culto de la Virgen en el mundo y de ahí su apelativo de la “TIERRA DE MARIA SANTíSIMA”.

amigo_vallejoMás de 400 años de existencia tiene nuestra corporación, aunque las primeras reglas conocidas son de 1923 aprobadas por el arzobispado y redactadas por el párroco Don Pedro Albarrán, haciendo mención a costumbres y tradiciones del siglo XIX. Ello no quiere decir que no existieran reglas anteriormente, aunque constancia no hay.

Las últimas reglas de la hermandad fueron aprobadas por el arzobispo de Sevilla Monseñor Amigo Vallejo el 19 de Noviembre de 1991, siendo párroco de Pruna Don Bernabé Cisneros Gómez y hermano mayor José Zamudio.

En el año 1997, el arzobispado redacta unas nuevas normas diocesanas para hermandades y cofradías por lo que hay que presentar las reglas reformadas acordes a estas nuevas normas.